¿Qué pasó en ECTRIMS 2018?

 
  • Share this on Google+
  • Pin this page
  • Share this on Linkedin
  • Share this on WhatsApp
25/10/2018

Te damos todas las claves de la edición 2018 de ECTRIMS: la conferencia sobre investigación en EM más grande del mundo.

Resultados de ensayos clínicos e investigaciones en reparación de mielina, flora intestinal e influencia del estilo de vida, formaron parte de las más de 1.700 presentaciones de ECTRIMS2018, la conferencia más grande del mundo sobre investigación en EM, que fue organizada por el Comité Europeo para el Tratamiento y la Investigación de la Esclerosis Múltiple (ECTRIMS, por sus siglas en inglés). Más de 9.400 investigadores, clínicos y representantes de la industria de todo el mundo se congregaron en Berlín a mediados de octubre para compartir sus respectivos progresos.

Se informó de avances provenientes de muchas líneas de investigación: progresos que nos podrían llevar a frenar la Esclerosis Múltiple, restaurar lo que se ha perdido e, incluso, a una solución definitiva para la enfermedad. A continuación se destacan algunas de las presentaciones más importantes. Normalmente los estudios presentados son considerados preliminares hasta que se publican en revistas científicas revisadas por expertos.

Frenar la EM

Muchas presentaciones mostraron resultados que sugieren beneficios continuados de las terapias ya disponibles, así como los datos de seguridad a largo plazo que prueban que un tratamiento temprano y continuado con una terapia modificadora de la enfermedad presenta beneficios a largo plazo en el control de la actividad de la enfermedad, retrasando la aparición de discapacidades y protegiendo la calidad de vida. Varios estudios también se centraron en los esfuerzos por determinar cómo predecir el curso y progresión de la enfermedad en cada individuo para poder guiar mejor las decisiones terapéuticas.

¿Nuevo enfoque de la terapia con células B? Los primeros resultados de un ensayo fase 2 de evobrutinib – una terapia oral que afecta a las células B, pero con un mecanismo diferente al de Ocrevus – fueron presentados por el Dr. Xavier Montalban (Universidad de Toronto, Ontario). Evobrutinib inhibe una enzima llamada “Tirosina quinasa de Bruton”, lo que reduce la activación de las células B e inhibe las células inmunes llamadas microglía, que puede estar ligado a la progresión de la EM. En este estudio de 24 semanas, el fármaco fue bastante bien tolerado y redujo la aparición de lesiones cerebrales activas en IRM.

Probando los nuevos criterios diagnósticos: varias presentaciones informaron de las diferencias en la aplicación de la actualización de 2017 de los Criterios McDonald para el Diagnóstico de la EM, frente a la versión antigua. La Sociedad Nacional EM de EEUU (NMSS) copatrocina, junto con ECTRIMS, el comité de expertos que desarrolló los criterios actualizados así como las versiones previas. La mayoría de estudios reportaron que las actualizaciones permiten diagnósticos más rápidos y precisos, lo que facilita que el tratamiento se aplique antes y se prevenga así la acumulación de daño.

Otro beneficio de un tratamiento temprano: El Dr. A. Kavaliunas (Instituto Karolinska, Estocolmo) y sus colaboradores compararon en Suecia, un país con sanidad universal, el impacto económico entre pacientes de EM que iniciaron la terapia modificadora de la enfermedad en los dos años posteriores al diagnóstico y aquellos que la empezaron más tarde. El grupo informó de que aquellos que iniciaron más tarde su tratamiento tuvieron más posibilidades de perder ingresos que aquellos que la comenzaron antes, añadiendo datos económicos a los ya conocidos, y relacionados con la salud, así como al hecho de que un comienzo temprano del tratamiento es óptimo.

Resultados decepcionantes del ensayo en EM progresiva: Los primeros resultados del ensayo MS-SMART los presentó el Dr. Jeremy Chataway (University College, Londres). Este es un innovador ensayo clínico fase 2 que comparó tres potenciales terapias neuroprotectoras para determinar su capacidad de ralentizar la atrofia cerebral en personas con EM progresiva secundaria. Participaron un total de 445 personas del Reino Unido. Aunque los resultados confirmaron que este diseño de ensayo multigrupo es factible y acelerará la búsqueda de nuevas terapias en el futuro, en este ensayo ninguna de las terapias mostró capacidad de disminuir la atrofia cerebral. Aunque esto es decepcionante, a menudo se aprende tanto o más de los fracasos como de los éxitos. Una revisión detallada de los resultados es probable que revele indicios que puedan identificar posibles nuevas terapias para la EM progresiva. La Sociedad Nacional EM fue uno de los muchos co-financiadores de este innovador enfoque en la búsqueda de soluciones para las personas con EM progresiva.

¿Marcadores sanguíneos que indican una disminución del daño por EM? Ser capaz de medir rápidamente la respuesta a un tratamiento experimental usando un biomarcador aceleraría el desarrollo de nuevas terapias para la Esclerosis Múltiple, especialmente para la EM progresiva. Muchas presentaciones se centraron en la presencia de fragmentos de fibras nerviosas llamados “cadenas ligeras de neurofilamento” en el fluido espinal o en la sangre. Estos fragmentos indican daño neural y, si su cantidad se reduce, podrían indicar una ralentización o parada en el daño. Más verificaciones y la estandarización del neurofilamento ligero como un biomarcador de respuesta al tratamiento podrían mejorar los ensayos clínicos y la atención clínica de personas con EM. Miembros de la Alianza Internacional de EM Progresiva mantuvieron una reunión durante la conferencia para ayudar a coordinar estos esfuerzos.

Frenar la EM / Recuperar funcionalidad: factores asociados al estilo de vida y el bienestar

Una creciente área de investigación se centra en cómo los factores asociados al estilo de vida, el bienestar y la actividad pueden influir en la experiencia de una persona con Esclerosis Múltiple. También se están reuniendo pruebas del papel de la flora intestinal en la actividad de la enfermedad. Estudios de bienestar sugieren que algunos de estos factores son modificables y dirigirse a ellos puede mejorar la salud, la calidad de vida e incluso el curso de la enfermedad.

El Dr. Xavier Montalban, durante una intervención en ECTRIMS 2018

Masa corporal y pérdida de tejido cerebral: La Dra. Ellen Mowry (Universidad Johns Hopkins, Baltimore) y sus colaboradores usaron datos recogidos durante 5 años para determinar si los niveles sanguíneos de vitamina D o la obesidad influían en las medidas por IRM de degeneración cerebral, lo que está relacionado con progresión de la discapacidad. Con 469 participantes en el estudio, los investigadores encontraron que un índice de masa corporal mayor, pero no la vitamina D, estaba relacionado con mayores disminuciones del volumen cerebral. Este estudio, financiado por los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés), plantea la cuestión de si reduciendo la obesidad se puede alterar el curso de la enfermedad.

Ejercicio – “¡Sigue adelante!” El Dr. Sadeghi Bahmani (Universidad de Basilea, Suiza) y sus colaboradores llevaron a cabo un exitoso ensayo de 8 semanas de entrenamientos activos tres veces a la semana, que produjo una mejora en la depresión, el sueño, la fatiga y la ansiedad de los participantes. El efecto duró de 8 a 12 semanas pero disminuyó después, lo que sugiere la necesidad de ejercicio continuo para prolongar estos beneficios.

Dieta mediterránea: La Dra. Ilana Katz-Sand (Hospital Monte Sinaí, Nueva York) y sus colaboradores probaron los beneficios de la dieta mediterránea (con énfasis en la fruta y la verdura). Asignaron aleatoriamente a 36 mujeres con Esclerosis Múltiple esta dieta, así como seminarios educativos como grupo control. Aquellas personas con esta dieta recibían entrenamiento con un nutricionista y asistían mensualmente a encuentros motivacionales. Los resultados preliminares mostraron que los participantes podían seguir la dieta y se observaron algunas mejoras en la fatiga y la calidad de vida. Se necesitan estudios mayores para confirmar estos beneficios.

La microbiota intestinal y el cerebro: La investigadora posdoctoral financiada por la Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple, la Dra. Anne-Katrin Pröbstel (Universidad de California, San Francisco), y sus colaboradores informaron de nuevas interacciones entre una flora intestinal anormal y la actividad inmune relacionada con la EM, incluyendo reclutamiento de células inmunes activadas al cerebro y la médula espinal. Esta es una potencial nueva vía de relación entre la microbiota intestinal y la respuesta inmune en personas con Esclerosis Múltiple que podría resultar en nuevas y más efectivas dianas terapéuticas.

Más razones para dejar de fumar: varios estudios mostraron que fumar aumenta significativamente el riesgo de progresión de la discapacidad y deterioro cognitivo. La Dra. Mar Tintoré (Cemcat – Hospital Universitario Vall d’Hebron, Barcelona) comunicó que la deficiencia de vitamina D o el hábito de fumar aumentan significativamente el riesgo de progresión. Asimismo, la Dra. Marianna Cortese (Escuela de Salud Pública T. H. Chan, Harvard, Boston) reportó que fumar o la deficiencia en vitamina D aumentaban las posibilidades de padecer deterioro cognitivo. (Abstract 321)

Recuperación de la funcionalidad: reparación del sistema nervioso

Los esfuerzos para reparar la mielina y el aislamiento de los nervios que es dañado por la EM están ganando impulso. Hay además información emergente sobre cómo el cerebro se repara a sí mismo, y podría haber cosas que se podrían hacer para incentivar la reparación natural. Varios conferenciantes invitados se centraron en los próximos pasos a dar y las nuevas dianas terapéuticas a desarrollar en terapias que promuevan la reparación de la mielina, incluidos los doctores Catherine Lubetzki (Universidad de la Sorbona, Paris) y Charles ffrench-Constant (Universidad de Edimburgo).

Primeras pruebas en personas del anticuerpo para la reparación cerebral: El Dr. Bruce Cree (Universidad de California, San Francisco) presentó resultados de un ensayo en fase 1 de un anticuerpo monoclonal llamado elezanumab, que inhibe una molécula que participa en la parada de crecimiento de las terminaciones nerviosas durante el desarrollo. En modelos animales, elezanumab fue capaz de promover la reparación de axones y mielina, e incluso proteger contra el daño. El ensayo involucró a personas con EM progresiva secundaria y EM recurrente. Los resultados sugieren que el tratamiento se tolera bien y no causa brotes en los escaneos IRM. Este ensayo, típico en una fase 1, fue principalmente un ensayo de seguridad.

Capacidades de las células madre del cerebro en EM: El laboratorio de la Dra. Tanya Kuhlmann (Hospital Universitario de Munster, Alemania) llevó a cabo una serie de experimentos para ver si la reparación de la mielina en Esclerosis Múltiple está bloqueada porque estas personas con EM tienen células madre productoras de mielina deficientes o por alguna otra razón. El equipo tomó células de la piel y las reprogramó para convertirlas en células precursoras de oligodendrocitos, que son las células que normalmente reparan la mielina. Encontraron que las células podían convertirse en las células adecuadas, migrar y dividirse como las células de personas sin EM, pero que estaban bloqueadas por un entorno inflamatorio, lo que sugiere que reprimir la inflamación puede promover la reparación de la mielina.

Terminar con la EM para siempre

Aunque se han hecho progresos en la identificación de rutas biológicas que contribuyen al riesgo de padecer EM, la causa es aún desconocida. Prevenir la Esclerosis Múltiple para generaciones futuras requiere un profundo conocimiento de qué desencadena la EM, como este desencadenante lleva a la enfermedad y cómo protegerse de ella. Factores tanto genéticos como ambientales se han visto implicados en un riesgo aumentado de padecer Esclerosis Múltiple. Pero muchas personas con estos factores de riesgo nunca desarrollarán la enfermedad y muchas personas que desarrollan EM pueden no haber estado expuestos a los factores que por ahora se conocen.

¿Una dieta alta en sal como un factor de riesgo? El Dr. Ralf Linker (Universidad de Erlangen-Núremberg, Alemania) impartió una charla sobre la posible relación entre dietas altas en sal y el desarrollo y actividad de la EM. Se han realizado experimentos con ratones en los que la sal aumentó la actividad de la enfermedad y otros estudios en personas con resultados contradictorios, algunos apoyando esta hipótesis y otros no. El Dr. Linker mostró estudios en ratones que sugieren que una dieta alta en sal disminuye la familia Lactobacillus en la flora intestinal, empeorando la enfermedad, y que alimentar a ratones con estas bacterias como probióticos les hizo mejorar. Posteriores investigaciones podrían conducir a pruebas con estos probióticos para tratar la EM.

Fuente: National MS Society (NMSS) – https://www.nationalmssociety.org/About-the-Society/News/World%E2%80%99s-Largest-MS-Research-Conference-Understand

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nos encantará conocer tu opinión sobre esta noticia, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios serán moderados. Los comentarios off-topic o promocionales, así como aquellos que contengan un lenguaje inapropiado, serán eliminados. Esclerosis Múltiple España no responderá a consultas a través de este formulario. Si deseas realizar una consulta, dirígete a info@esclerosismultiple.com