¿Los tratamientos para EMRR retrasan la discapacidad en la EM secundaria progresiva?

 
  • Share this on Google+
  • Pin this page
  • Share this on Linkedin
  • Share this on WhatsApp
13/09/2017

Un nuevo estudio publicado utiliza datos del reales para analizar los efectos de las terapias modificadoras de la enfermedad en la EM secundaria progresiva.

Los ensayos clínicos formales no han logrado mostrar ninguna eficacia de los fármacos para la Esclerosis Múltiple recurrente remitente en la ralentización de la progresión de la discapacidad, específicamente en personas que padecen EM secundaria progresiva.

A pesar de ello, muchas personas continúan usando estos medicamentos antiinflamatorios incluso después de la transición a una Esclerosis Múltiple secundaria progresiva, aunque apenas existe ninguna evidencia sólida de que reporten ningún beneficio.

El estudio

En un estudio reciente publicado en la revista científica Neurology, un equipo internacional de investigadores ha utilizado una base internacional de datos clínicos observacionales muy potente denominada MSBase para examinar en mayor profundidad, en un contexto real fuera de los ensayos clínicos, si pueden existir pruebas que apoyen la continuación del uso de medicamentos de EM en la forma secundaria progresiva.

MSBase contiene información clínica detallada sobre diagnósticos, medicamentos y resultados clínicos que abarcan la progresión de la enfermedad en 52.000 personas con EM en más de 50 países.

En este estudio, dirigido por el Dr. Johannes Lorschieder, de la Universidad de Melbourne (Australia), se seleccionaron pacientes de MSBase a los que se les había diagnosticado Esclerosis Múltiple secundaria progresiva, lo que ascendió a un total de 2.381 personas. De ellas, 1.002 no recibían ningún tratamiento y 1.379 estaban siendo tratadas con algún tipo de fármaco modificador de la enfermedad en la fecha en la que cumplían los criterios de diagnóstico para la Esclerosis Múltiple secundaria progresiva.

Se realizó una comparación pormenorizada de las personas con respecto al resto de características de la enfermedad. Los investigadores analizaron los datos clínicos de progresión de ambos grupos durante un periodo de seguimiento medio de algo más de dos años para ver si existía alguna diferencia. Detectaron una diferencia mínima en la proporción de pacientes que no experimentaron progresión de la enfermedad entre los dos grupos y el riesgo de progresión de la enfermedad era similar tanto en los que recibieron tratamiento como en los que no. Además, la proporción de pacientes que desarrollaron nuevas lesiones durante el periodo de seguimiento fue también similar en ambos grupos.

La conclusión

Los científicos llegaron a la conclusión de que, a corto plazo, no parece haber ningún beneficio en la continuación de medicamentos para la Esclerosis Múltiple recurrente remitente tras la transición a EM secundaria progresiva.

Sin embargo, es importante advertir que este estudio comparaba la ausencia de tratamiento con todos los tipos de terapias modificadoras de la enfermedad juntos. Es necesario realizar una investigación más exhaustiva para identificar si existen tipos específicos de tratamiento, como algunas de las últimas terapias altamente efectivas, que, analizados de forma separada, puedan mostrar algún efecto.

Más investigación sobre las formas progresivas de EM

Se tiene muy poco conocimiento de los mecanismos de conversión de EMRR a Esclerosis Múltiple secundaria progresiva. No está claro si resultan afectadas las mismas partes del sistema inmunitario en los brotes que en la progresión. Los resultados obtenidos en este estudio aportan más evidencias al planteamiento de que los fármacos inmunosupresores, por regla general, no detienen la progresión de la discapacidad, al menos a corto plazo. Se realizó un seguimiento de los participantes de este estudio durante un periodo de tiempo relativamente corto, lo que puede haber ocultado un efecto lento más a largo plazo en la mitigación de la progresión. Algunos estudios anteriores apuntan a que puede existir un «retraso terapéutico» en la EM secundaria progresiva, ya que el efecto de los medicamentos puede tardar algún tiempo en hacerse patente. Es algo así como tratar de frenar un camión enorme que va a toda velocidad, ¡tardará tiempo en pararse! En algunos estudios se sugiere que es posible que los efectos se hagan notar con un retraso de hasta cinco años. Para ello es muy necesaria la realización de estudios a más largo plazo.

A pesar de estas reservas, el estudio pone de relieve la apremiante necesidad de definir verdaderamente los mecanismos de progresión de la enfermedad y desarrollar nuevos tratamientos destinados específicamente a detener dicho avance.

Contribuye hoy a acelerar esta labor apoyando la investigación de las formas progresivas de la EM a través del Proyecto M1 (www.eme1.es)

Fuente: Federación Internacional de Esclerosis Múltiple (MSIF), https://www.msif.org/news/2017/09/06/do-anti-inflammatory-drugs-delay-disability-in-secondary-progressive-ms

2 Responses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nos encantará conocer tu opinión sobre esta noticia, pero primero tenemos que indicarte que los comentarios serán moderados. Los comentarios off-topic o promocionales, así como aquellos que contengan un lenguaje inapropiado, serán eliminados. Esclerosis Múltiple España no responderá a consultas a través de este formulario. Si deseas realizar una consulta, dirígete a info@esclerosismultiple.com